Educar, formar, evaluar y prevenir vialmente

Educar y formar a una persona y que esas enseñanzas y aprendizajes perduren en el tiempo son unas tareas muy complicadas. Se precisan  unos procesos, unas pautas, unos protocolos, que si no los aplicamos correctamente no harán posible que se consiga el objetivo, que no es otro, que la persona adquiera, interiorice e integre como suyos los conocimientos, habilidades y valores emocionales expuestos por el docente. Cualquier profesor que tenga unos mínimos conocimientos pedagógicos y psicológicos sabe que es así.

 

En el caso de la educación y de la formación vial, el proceso es brutal, dada su complejidad, si queremos realmente conseguir usuarios de la vía seguros, eficaces y eficientes.

El sistema actual de educación, formación, evaluación y prevención vial está caduco y obsoleto. Hay que cambiar tantas cosas…  que enumerarlas todas harían que este artículo fuera muy extenso. Centrándonos en lo que concierne a la obtención y renovación de los permisos de conducir habría que:

  • Educar, formar, evaluar y prevenir vialmente a  todos  los usuarios de la vía, que son los causantes de entre el 70-90% de los siniestros viales, en todas sus fases de aprendizaje/enseñanza: Inicial, continua y final, con carácter mínimo, programado, obligatorio, presencial; evaluado e impartido por docentes y evaluadores profesionales debidamente cualificados, titulados, experimentados, vocacionales, comprometidos, íntegros y con ética.

Estos profesionales tendrán que comprobar que todos los usuarios de la vía han interiorizado todos los conceptos: cognitivos, habilidades/destrezas y actitudinales/valores emocionales.

Así, y sólo así, educación, formación, evaluación y prevención vial llegarán a ser de calidad. Y así, y sólo así, en combinación con otros factores que inciden en la seguridad vial, podremos alcanzar la añorada “Visión Cero”,  e implantar una cultura vial correcta que perdure en el tiempo.

¡Déjense! de proponer ocurrencias y melonadas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.