Visión cero.

Artículo de José Luis Pedragosa. Ingeniero Industrial. Miembro de los grupos de trabajo en los que colabora Provial y en los que se está trabajando sobre el programa de “Visión cero”.

“El deseo de todos los responsables de la seguridad vial es rebajar al máximo la siniestralidad de los conductores y otros usuarios de la vía pública mediante la colaboración de entidades públicas y privadas, cada uno en el ámbito de sus respectivas responsabilidades.

 Dependiendo del nivel de experiencia y eficiencia de cada país para aplicar medidas de prevención y corrección, van surgiendo líneas de acción que repercuten en la disminución de las estadísticas de accidentes y lesionados. Una disminución que hasta ahora no se ha impuesto ningún límite ya que la progresión de mejora siempre puede ser superada. Por este motivo, la UE no esconde hacer suyo el objetivo sueco de establecer la “Visión Cero” que, tímidamente, se ha planteado como un hito inicial ideal a alcanzar en el año 2050. Pero con los espectaculares descensos de mortalidad durante los últimos años en Europa Occidental, países líderes en esta línea de trabajo se preguntan por qué no antes, por qué tenemos que esperar tantos años si ya se podría llevar a cabo … a este discurso se empiezan a sumarse especialistas, doctores universitarios e insignes investigadores. Yo, modestamente, me uno a este deseo pero, pasión y obligación aparte, estamos obligados a dejar el tono institucional y o político y contestar a dos preguntas….

¿De qué estamos hablando? ¿Muertos, víctimas, accidentes …? ¿Es técnicamente aceptable hablar de una “Visión Cero”? ¿Hay un límite estadístico imposible de rebajar?
 
La primera cuestión debe ser la primera en esclarecer. Los objetivos de la OMS y la UE parecen más dispuestos a recomendar a sus miembros a establecer pautas y límites a la moralidad ya que el concepto clave es la vida. Pero la realidad estadística muestra que si bien es cierto que se ha encontrado la fórmula para bajar el número de muertos, también lo es que aumentan los accidentes con heridos. Las cifras de accidentalidad se mantienen en unos niveles que año tras año se repiten y no se encuentran fórmulas prácticas para disminuirlas. Hablar de cero muertos cuando los números de heridos graves se mantienen o incluso suben es paradójico y no muestra un marco técnico consistente.
 
La segunda cuestión recae en la posibilidad o imposibilidad científica de la “Visión Cero”. Es la propia física la que nos pone límites. Por ejemplo, los vehículos sobre ruedas no pueden circular a más de 350 km/h poque que la aerodinámica vertical los haría volar. Nuestra interpretación de la realidad de los accidentes de tráfico es que las cifras de muertes disminuyen porque se está acertando en las estrategias establecidas en el factor velocidad. Y el algoritmo estadístico-matemático nos ha demostrado que a mayor velocidad media de una red viaria, vía o tramo, hay una mayor accidentalidad. También mayores puntas de velocidad real, más elevada es la mortalidad. Cuando se han combinado inteligentemente medidas de moderación (velocidades máximas que exigen esfuerzo de autocontrol y contención en el uso del acelerador) con medidas de control (radares técnicamente fiables con un uso racional y comprensible para los usuarios habituales) los resultados han sido bastante positivos. Pero también en la velocidad hay unos límites físicos mínimos que coinciden con la credibilidad de los mismos. Un cero absoluto como límite físico dentro de una visión cero que consiga simultáneamente bajar de forma clara los accidentes y las víctimas no mortales. Deberá seguir investigando dentro de los propios planes de seguridad vial que se vayan programando.
 
Hablar de “Visión Cero” también requiere planteamientos políticos y administrativos firmes y priorizados. Hay que empezar por una coordinación eficiente entre departamentos que permita hacer programas preventivos que, aparte de medidas a las infraestructuras y señalizaciones de los Departamentos de Carreteras y de las referentes a los vehículos con todas las nuevas tecnologías y fuentes de energía de los Departamentos de Industria, tuvieran como prioridad clave una acción coordinada entre los Departamentos de Interior, de Transportes, de Trabajo, de Sanidad y de Enseñanza.
 
Los puntos a trabajar serían:
 
  • Incidir de manera contundente en la expedición y revisión de los permisos de conducir y la recuperación de puntos.
  • Los planes de movilidad de las empresas y la seguridad vial de sus trabajadores (en especial las empresas de transportes de mercancías y viajeros).
  • El estado de salud y medicación de los conductores con las limitaciones oportunas de la edad de los mismos con un conocimiento e integración en los datos de la seguridad social y centros privados en los centros de reconocimiento de conductores.
  • Y por último, una implicación de los centros de enseñanza en la educación vial desde la guardería hasta las universidades.
Y todo, con un control exhaustivo de los comportamientos de los usuarios conductores por parte de policía de tráfico, urbana e interurbana, de la Inspección del Transporte y de la Inspección de Trabajo. Obviamente, no es un tema cómodo políticamente. Será difícil sentir su implantación en un programa electoral ya que podría ser un tema perdedor de votos ya que hay muchas personas que quieren seguir conduciendo con libertad según sus inclinaciones y hábitos. Sí. Aquellos que probablemente deberían ser los primeros excluidos de la conducción. Pero si no es así, ¿de verdad hablamos de “Visión Cero” ?.
 
Previa una consulta a parlamentarios catalanes en Estrasburgo sobre la aplicabilidad de un proyecto de “Visión Cero” en Cataluña para el año 2020, contestada favorablemente por la Comisaría de Movilidad y Transportes, Violeta Bulc, desde el Colegio de Ingenieros industriales de Cataluña ha hecho el ofrecimiento al Servicio Catalán de Tráfico de preparar un proyecto “Visión Cero Cataluña” en el que ya están empeñados los Grupos de Trabajo que dependen de las Comisiones de Movilidad y Transporte, Urbanismo, Ingenieros a las Administraciones públicas y Gerencia de Prevención y seguridad. También queda en sintonía con los objetivos del Observatorio de la Seguridad Vial y del Pleno de la Comisión Catalana de Seguridad Vial, órganos en los que los mandos del COEIC son miembros.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.