La profesionalidad se demuestra

|
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram

Mediante la Ley 17/2005 se introdujo en España el sistema del permiso por puntos, emulando así a casi la totalidad de los países europeos con el objetivo final de la reducción de los accidentes de circulación y por consiguiente las víctimas de estos accidentes. Para regular y desarrollar dicha Ley, se habilito la Orden INT/2596/2005, de 28 de julio, por la que se regulan los cursos de sensibilización y reeducación vial para los titulares de un permiso o licencia de conducción y es la que se fija de base para saber qué, cómo, donde y quien imparte dichos cursos.

El artículo noveno de dicha orden establece que los cursos se realizarán por centros cuya gestión se realizará mediante concesión por el Ministerio del Interior.

En esta misma orden se regula en su artículo undécimo cual será el personal y su acreditación para impartir estos cursos y que en concreto serán formadores y psicólogos-formadores. Además deberán participar y colaborar las asociaciones de víctimas de tráfico como parte importante de la sensibilización de los conductores.

De estos dos profesionales encargados de impartir los cursos, la mayor parte de esta formación recae sobre el formador y en menor medida, y no menos importante, el psicólogo-formador.

Para obtener el título de formador, serán necesarios los siguientes requisitos:

  • Haber obtenido el certificado de Profesor de Formación Vial.
  • Tres años de experiencia en la formación de conductores.
  • Haber realizado con aprovechamiento el curso de formación que se disponga a tal fin, cuyo contenido dotará a los formadores de los conocimientos teóricos y metodológicos necesarios para impartir los cursos de sensibilización y reeducación vial.

En este mismo artículo, se establece en su último párrafo que los cursos de formador y psicólogo formador los realizará la Dirección General de Tráfico. Pero no es así. Los imparte el Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universidad de Valencia, grupo de investigación Facthum.lab

La duración de ese curso, que es imperativo para poder impartir la formación de los cursos de recuperación de permiso o recuperación de puntos, es de 80 horas (70h de trabajo en grupo + 10h de trabajo tutorizado y preparación de examen) y la asistencia para obtener el certificado será obligatorio asistir al 100% de las horas y superar el examen final, con un coste para el interesado de 900 euros.

Por lo que se puede resumir que un profesor de formación vial que quiera impartir los cursos de recuperación de puntos debe ser primero eso, profesor de formación vial; en segundo lugar haber trabajado efectivamente (no solo tener el certificado) durante un periodo mínimo de 3 años formando a alumnos reales para la obtención de cualquier permiso de conducción y superar un curso presencial sin fallar ni un solo día que diseña e imparte una universidad de prestigio  en un grupo totalmente especializado en el factor humano y la seguridad vial.

Si esto no es una demostración de Profesionalidad de los profesores de formación vial, podemos añadir la satisfacción de los alumnos.

En un estudio realizado con motivo del cumplimiento de los 5 años de implantación del permiso por puntos y presentado en 2012, se realizan las siguientes valoraciones a título informativo:

La valoración del curso es en cuanto a sus componentes de…

5, 95 para el horario del curso

8, 96 para el cumplimiento del horario

7, 45 para los manuales entregados

8, 01 para el material utilizado por el profesor

8, 83 para la parte impartida por el representante de las asociaciones de las víctimas de tráfico

7, 62 para la parte impartida por el psicólogo-formador

9, 92 para la parte impartida por el Profesor de Formación Vial

Resumiendo lo expuesto; de todos los parámetros medidos incluyendo el propio centro, su material, sus instalaciones y el profesorado, el profesor de formación vial es el que recibe la máxima puntuación por parte del alumnado que voluntaria o involuntariamente han recibido esta formación.

Desde PROVIAL queremos poner en valor la profesionalidad y la dedicación que los profesores de formación vial están demostrando en la impartición de estos cursos. Y con mayor ímpetu defenderemos esta profesionalidad teniendo en cuenta que la mayoría de estos cursos se imparten en fin de semana, lo que demuestra la dedicación exclusiva que realizan estos profesores.

El poner estos datos sobre la mesa viene por las últimas noticias o alusiones de algunos medios de comunicación como consecuencia de los presuntos amaños en la adjudicación de la gestión de los cursos de sensibilización y reciclaje.

Lamentablemente se generaliza demasiado en estos asuntos y marcan como “monopolio de las autoescuelas”, dando a entender que todas las autoescuelas y todos los profesores de formación vial estamos metidos en el mismo saco. Incluso se dan noticias como que: “según las fuentes consultadas, la nueva normativa contemplará también estrictos controles. Hasta el momento, esas comprobaciones eran prácticamente inexistentes. Además del examen, se obligará ahora a realizar una serie de pruebas que acrediten la aptitud, titulación, conocimientos y experiencia de los profesores y directores de los cursos.”   Además, se especula con la posibilidad de “abrir el mercado a nuevos operadores”.

Desde PROVIAL nos parece que los profesores de formación vial han demostrado ampliamente que cumplen y de largo con la función asignada en este campo y nos parecería inadecuado y perjudicial no contar con ellos para esta labor. Por otro lado nos parecería igual de perjudicial abrir el campo a otros operadores sin contar con la experiencia de los profesores  de formación vial simplemente por quitar de la prensa o de los medios la mala experiencia y la presunta irresponsabilidad de unos dirigentes de una de las empresas adjudicatarias y de algún miembro de la propia Administración. No se puede agrupar a todas las escuelas de conducción ni a todos los profesores de formación vial en el mismo saco.

PROVIAL quiere dejar claro que sea el que sea el operador, UTE, centro o empresa que resulte adjudicataria, los profesores de formación vial seguirán demostrando su profesionalidad y continuarán formándose para ofrecer a la sociedad su experiencia y dedicación con el ánimo de que los siniestros viales y las víctimas de los mismos se reduzcan.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.