Negociar

|
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram

Las heridas que ha dejado la tremenda crisis económica que acabamos de soportar no tendrán una pronta solución.

Y algunas implantarán unas secuelas irreparables, por sus efectos, o por la mala gestión de algunos al intentar curarlas a la misma velocidad que se produjeron.

Hemos de ser muy cuidadosos con la salida de las crisis.
Las malas gestiones traen recaídas.

Algunos no lo han entendido.

Los niveles de bienestar que teníamos anteriores a este desierto no los recuperaremos de la noche a la mañana, y quizás algunos ni los volvamos a ver.

Es legítimo reclamar antiguas promesas, intentar poner en funcionamiento proyectos frenados por el periodo devastador de la crisis.

Pero cautela, paciencia, mano izquierda.

Pretender recuperar lo perdido en un instante es aventurarse a caer más profundo.

Hemos perdido la habilidad de pactar, de negociar.

De pensar en el colectivo, en nuestra imagen.

Entre el todo y el nada, hay puntos intermedios.

Busquémoslos, se pueden encontrar.

Y si decidimos jugar al todo o nada, seamos conscientes del peligro que eso conlleva.

Acciones y posturas extremistas, inmovilistas y dictatoriales provocarán respuestas de la misma índole.

No se puede decir a todo que sí, pero tampoco se puede decir a todo que no.

Déjense de egoísmos, unos y otros, y pongan fin a este desaguisado, que es la huelga de examinadores de tráfico.

Busquen y encuentren esos puntos intermedios, antes de que las heridas y las cicatrices sean tan profundas e incurables, que maten la recuperación de este enfermo, que es la Seguridad Vial.

Dionisio Almendros Belmonte

Profesor y Director de Formación Vial

Delegado de ProVial por Albacete y Castilla-La Mancha

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.