Lo que se dice y lo que se calla…

El hombre se revela en la conversación no sólo por lo que dice, sino por lo que calla”.  (Stefan Zweig).

Hay que ver las curiosidades que tiene la vida.

Desde su fundación, ProVial Asociación Profesional ha defendido la Formación Vial, junto a la Educación Vial y a la Evaluación Vial, como uno de los ejes principales, sino los principales, a la hora de conseguir la mejora constante de la Seguridad Vial en España. De una forma Obligatoria, Presencial, Programada, Inspeccionada y Evaluada, tanto a la hora de obtener todos los permisos de conducir como a la hora de renovarlos, con el fin de conseguir una actualización, reeducación, sensibilización y concienciación incesante de todos los conductores e impartida y evaluada por Docentes y Examinadores Íntegros, Vocacionales, Titulados, Emotivos y Empáticos.

La Docencia Vial se debe practicar, principalmente, en Centros de Formación Vial avalados por una autorización de carácter general, no a través de una concesión particular.

La Evaluación Vial es necesario que se lleve a cabo a través de examinadores que pertenezcan y estén dentro del ámbito de la Administración Pública.

Estos pensamientos, y otros muchos más, son los que tenemos en ProVial por y para la mejora de la Seguridad Vial en España. Los amparamos en nuestras dilatadas experiencias como Profesores y Directores de Formación Vial que somos sus integrantes. Pero parece ser que estas actividades no son suficientes para que nos consideren “Grandes Expertos” en Seguridad Vial.

Se ningunea y se banaliza el sistema de Formación Vial y a los que lo componemos. Se precariza al sistema público de evaluación y a quien lo componen. En ProVial eso lo decimos y no nos lo callamos.

“Lo que se sabe sentir se sabe decir” (Cervantes).

Otros, y algunos considerados “Grandes Expertos” en Seguridad Vial, te dirán, y dudamos si lo sentirán, ahora, con la boca pequeña, que algunas de nuestras peticiones son una “necesidad justificada”. Y lo hacen desde “sus cátedras”, “sus empresas dedicadas a la formación vial, consolidadas y experimentadas”, sus “asociaciones”, sus “Fiscalías” o sus “Conferencias Nacionales”, todos con un trato muy bien beneficiado y amparado por Administraciones Públicas y Privadas.

¿Y por qué ahora?

Te dirán que es por qué es necesario la formación vial presencial para sensibilizar y concienciar a los nuevos conductores. Estamos de acuerdo. Aunque llama la atención que no se manifestaran de la misma manera cuando desde la Administración Pública se haya intentado durante mucho tiempo realizar estas acciones de reeducación vial a través de suculentas y costosas campañas de publicidad. Lo que se callarán es que toda esta repentina movilización exponiendo estas peticiones vienen dadas por el pánico suscitado por la aparición de plataformas digitales que ofertan la formación vial on-line, a la cual nosotros también nos oponemos. Nuestra oposición está fundamentada por temas pedagógicos y psicológicos que afectan a los procesos de aprendizaje/enseñanza de los alumnos. Eso te lo decimos. Su oposición está cimentada en que si la Formación Vial se impartiera de forma on-line, todos estos “Grandes Expertos” en Seguridad Vial perderían el control de la Educación, Formación y Evaluación Vial en España.

Más que “Grandes Expertos” habría que llamarles “Grandes Oligarcas” o “Grandes Lobbies”. Eso te lo decimos nosotros. Ellos se lo callan.

Ocho horas de formación mínima para sensibilizar y concienciar. ¡OCHO HORAS! Eso te dicen ellos.

Ni Montessori, pedagógicamente, ni Freud, psicológicamente hablando, lo conseguirían. 

Lo mínimo, lo mínimo, a la hora de obtener el permiso de la clase B, teniendo en cuenta nuestra experiencia como docentes, para poder impartir con un mínimo de calidad, las materias de conocimientos comunes cognitivas, de destrezas y habilidades, y de valores emocionales, que, por cierto, le recuerdo a todos estos “Grandes”, están indicadas en el Reglamento General de Conductores, R.D. 818/2009, Anexo V, serían:

  • Treinta y cinco horas, (35), como mínimo, para la parte teórica.
  • Veinte horas, (20), como mínimo, para la parte práctica.

Y a la hora de renovar todas las clases de nuestro permiso, sí, a la hora de renovar, actualizar y reeducar, lo mínimo, lo mínimo que tendríamos que impartir serían:

  • Treinta y cinco horas, (35), como mínimo, para la parte teórica.
  • Diez horas, (10), como mínimo, para la parte práctica.

Y por supuesto, los procesos de renovación también deberían ser evaluados, tanto la parte teórica como práctica.

Todo esto te lo decimos nosotros. Ellos se lo callan.

Quizás no hagamos muchos amigos exponiendo estas humildes opiniones, pero nos dedicamos a la Formación Vial, y la sentimos como uno de los pilares fundamentales de la mejora de la Seguridad Vial en España.

Y si en camino nos proporciona algún amigo, seguro que será divino.

Decimos lo que pensamos, sentimos lo que decimos …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.