Atención. Hielo y nieve en la calzada.

|
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram

Pasado el verano, entrando en el otoño y esperando el invierno, seguimos, como todos los  años por estas fechas, con una serie de consejos en la conducción y la forma de conducir más  segura, por nuestro bien y el de los demás. 

Dentro de poco aparecerá de forma asidua el agua, la nieve y el hielo. Sobre el agua ya hablé  en el artículo anterior. Hoy toca hablar de la conducción con nieve y hielo. 

Bajarán las temperaturas y tendremos que tener cuidado con la posibilidad de encontrarnos  hielo en la calzada. Deberemos tener en cuenta el tipo de neumáticos que utilizamos, y  observar que esté bien la banda de rodadura y que tenga el dibujo y profundidad adecuada. 

Es fundamental tener preparadas y en buenas condiciones las cadenas para la nieve o los  neumáticos de invierno.

Reitero que hay neumáticos de cuatro estaciones y que valen para  todo el año. Yo personalmente son los que aconsejo. 

Es importante tener lleno el depósito de combustible, cuando vayamos a conducir en  situaciones de previsión meteorológica adversa. También llevar ropa de abrigo, agua y comida.  Si llevamos niños es importante ir aprovisionados de agua, comida y medicamentos por si  existiese alguna situación de fiebre alta, mareos y vómitos. 

Es obligatorio llevar triángulos y colocarlos en caso de accidente o avería, así como ponerse  chalecos reflectantes si salimos del vehículo. Por lo tanto, hay que tenerlos a mano en la  guantera o en los bolsillos laterales de la puerta. Yo aconsejaría llevar los Help Flash, esa luz  que salva vidas. 

Otro punto importante es ver la información del estado de las carreteras antes de emprender  el viaje y llevar el teléfono cargado y el cargador de baterías a mano. Recordad que hay que  hacer un uso responsable del mismo y que una mala utilización puede conllevar una denuncia,  pero lo más importante puede poner en riesgo nuestra vida y la de los demás. 

Debemos descansar en lugares adecuados y seguros y hacer un descanso cada 2 horas. Nunca consumir bebidas alcohólicas antes de conducir.

No olvidéis llevar puesto y bien abrochado el cinturón de seguridad. Yo siempre aconsejo  llevar un corta cintos por si hay que cortar el cinturón en caso de incendio o algún accidente de  tráfico, en el cual podemos quedar atrapados. 

No adelantar si hay peligro o alguna dificultad provocadas por la falta de visibilidad provocada  por la lluvia o nieve o por la existencia de hielo en la calzada.

Siempre llevar la velocidad  adecuada a cada circunstancia de la conducción. Con nieve o hielo, circular con marchas altas y  con poco acelerador. Mucho cuidado con el freno, utilizarlo muy suave y con mucho tacto. Si  hay hielo en la calzada, mejor no utilizarlo, salvo necesidad.

Siempre hay que guardar la  distancia de seguridad que en circunstancias adversas se multiplica, con lluvia es el doble de lo  normal y con hielo hasta 10 veces más.

Nunca vayáis demasiado cerca del vehículo que os  precede. Dejar espacio, vale más que sobre. Si hay hielo o nieve pisada, para salir, no  utilizaremos la primera velocidad, saldremos en segunda con poco acelerador, haciendo  trayectorias rectas y suaves. 

A ser posible circular con la luz de corto alcance, para ser visibles. 

No olvidéis que lo importante, es llegar, y si llegamos bien , mucho mejor. 

Delegado de Provial España, en Castilla y León.

Artículo publicado en el periódico  

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.