Marcas viales ¿de colores?

|
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram

Cada vez es más frecuente que, circulando o paseando por nuestras ciudades, nos encontremos con marcas viales que no habíamos visto nunca antes.

En ocasiones reconocemos la señal, pero su color ha sido modificado. Otras veces, ni siquiera podemos descifrar su significado, ya que es la primera vez que las vemos y no se parece en nada a las del Catálogo Oficial de Señales del Anexo I del RG de Circulación ni a las de la Norma de carreteras 8.2-I.C

Todos los usuarios de las vías tenemos nuestra opinión al respecto, habrá quién guste de estos nuevos modos de señalización y habrá a quién le parezcan inadecuados. Pero lo que está claro es que la señalización cumple con una misión fundamental para un uso seguro de las vías públicas.

Dice el artículo 166.1 del Reglamento General de Circulación:
“Las marcas sobre el pavimento, o marcas viales, tienen por objeto regular la circulación y advertir o guiar a los usuarios de la vía, y pueden emplearse solas o con otros medios de señalización, a fin de reforzar o precisar sus indicaciones.”

En el artículo 177, nos indica qué otros colores podemos encontrarnos:
a) Marca amarilla zigzag
b) Marca amarilla longitudinal continua
c) Marca amarilla longitudinal discontinua
d) Cuadrícula de marcas amarillas
e) Damero blanco y rojo
f) Marcas azules

La cuestión es que, independientemente de nuestra opinión, la legalidad debe primar.

Uno de los principios fundamentales que rigen las circulación es el “Principio de señalización o de la conducción dirigida”. Este principio se basa en que el conductor puede conducir confiando en que cualquier variación de la normalidad en el tráfico, estará señalizada. Y nosotros nos preguntamos, ¿es importante entonces que el mensaje de las señales llegue claro y rápido al conductor?.

Los profesores de formación vial sabemos, mejor que nadie, que el tiempo de reacción es vital. Nuestro lugar de trabajo, es un laboratorio excepcional, en ocasiones estático y otras en movimiento. En el aula, podemos ver cómo las dudas hacen que nuestros alumnos tarden en identificar el significado de una señal. En movimiento, esa duda puede acabar en siniestro, pero afortunadamente para todos, estamos nosotros para evitarlo.

Y es que, cada día, nos enfrentamos a preguntas cómo “¿esta señal qué significa?”, “¿el suelo está de color X, qué tengo qué hacer aquí?”, “¿esa señal me las has explicado?” y un larguísimo etcétera. No sabemos lo que piensan ustedes sobre este tema, pero los profesores en PROVIAL, tenemos claro que la señalización, NO PUEDE SER MUNICIPAL. Las normas de juego deben ser las mismas para todos. Los profesores de formación vial no podemos enseñar a conducir de modo diferente en cada municipio y los responsables municipales deben dejar de inventarse señales, porque nos va la vida en ello.

Todos sabemos jugar al parchís, ¿verdad?…dirán ustedes a qué viene esta pregunta. Pues se lo explicamos. Resulta que el parchís tiene unas normas, pero al final cada uno en su casa las personaliza para hacer el juego más divertido. Eso hace que en mi casa juguemos al parchís de una manera, usted en su casa a su manera y Perico de los Palotes en su casa juega a la suya. Al final, todos estamos jugando al parchís pero con normas diferentes y el día que queremos jugar juntos hay conflictos, porque compartimos tablero y debe ser con las mismas normas para todos.

El tablero es la vía pública. No podemos personalizar el juego, porque si cada uno tiene sus propias normas, ya no podemos compartir espacio.

Artículo aparte merece el motivo por el qué se permite desde DGT esta anomalía que tanto nos complica la vida a los profesores y a los conductores en general.





Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.