Preguntas mágicas.

|
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram

Hemos intentado no reírnos mientras escribíamos el primer artículo de este 2021, pero ya les advertimos que hemos fracasado estrepitosamente.
Y es que, el sentido del humor y una paciencia infinita son rasgos que caracterizan a los profesores de formación vial.

Pero, además de estas virtudes, tenemos una que nos hace únicos entre todos los docentes. ¿Cómo, no lo sabían ustedes? Aquí estamos nosotros para explicárselo y que puedan conocernos un poquito mejor.

En nuestro día a día, a veces nos encontramos con alumnos que tienen altas capacidades. Concretamente, la altísima capacidad de hacer saltar una alarma en nuestro cerebro y que se nos pongan los pelos de punta.
Se nos dibuja en la frente una señal de peligro que los profesores conocemos muy, pero que muy bien.

¿Usted no es profesor de formación vial y no sabe de qué le estamos hablando? No se preocupe, tenemos la solución, sólo tiene que seguir leyendo un poco más…

Alumno que, en su primer día de clase práctica, hace la siguiente pregunta:

“¿Cuántas prácticas voy a necesitar?”…

Aquí viene cuando la honestidad nos desborda y les decimos aquello de “aprender a conducir es un proceso y debes ir superando cada etapa del aprendizaje, iremos viendo poco a poco cómo te sientes y cómo avanzas…”

Pero el alumno no te escucha e insiste:

“¿Bueno, ya…pero habrá una media, no? ¿Cuántas clases necesita la gente en general?…

Que reine la paz y el buen humor, mientras por dentro estás pensando: “La gente en general, claro… pero es que me estás preguntando por tu caso en particular. Todavía no has cerrado la puerta del coche y sólo viendo cómo te sientas y que ni siquiera me has mirado a la cara (anda que vas a mirar por los retrovisores), diría que unas 250 clases”.

Ahora hablemos en serio. Los profesores de formación vial no somos adivinos.
Nuestra labor es la docencia en seguridad vial y necesitamos que entendáis que este tipo de preguntas implican no entender cuál es el objetivo de la enseñanza.

Debes hacer las clases que necesites para ser un buen conductor, porque conducir no es una broma. Cuando tú digas que ha sido un “accidente”, nosotros te diremos que no es verdad, que ha sido un siniestro y que las causas del mismo están claras. Son las consecuencias de no querer aprender y de no escuchar a los profesionales que nos dedicamos a esto.

Impartimos nuestras clases pensando en el mejor modo de ayudarte a conseguir que te conviertas en un conductor seguro y responsable.

Escúchanos. Estamos aquí para ayudarte. Déjate enseñar.

#Provial #ProfesoresFormaciónVial #SeguridadVial

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.