“Pues yo con 2 prácticas me saqué el carnet”.

|
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram

Existen expresiones que los profesores de formación vial escuchamos practicamente a diario, que nos proporcionan una valiosa información a la hora de afrontar el reto que la docencia supone.

Cuántas veces hemos oído a un alumno decir “me obligan en el trabajo a tener el carnet”. Algunas veces nos dicen aquello de “mis padres me obligan a sacarme el carnet”. En otras ocasiones también nos dicen que “me voy a estudiar fuera y hay muy mala combinación para ir en transporte público, así que no me queda más remedio”…

Los motivos pueden ser infinitos, pero en los tres ejemplos que os mostramos, subyace obligatoriedad y no deseo. Son alumnos que no vienen por voluntad e ilusión propia. Así que el proceso de aprendizaje nace viciado y los docentes tenemos un reto doble, conseguir que aprendan a conducir y conseguir que les haga ilusión.

No siempre conseguimos que les guste, dependemos de otro factor externo: la presión.

Algunos alumnos reciben tanta presión durante el proceso de aprendizaje que, lejos de sentirse respaldados o comprendidos por su entorno, se bloquean e involucionan.

Si es usted una de esas personas que suelta un “madre mía!, ¿pero cuántas prácticas llevas?” o un “pues yo con 2 prácticas me saqué el carnet”, háganos caso y ahórreselo. No le hace ningún bien al receptor del mensaje y a usted no le convierte en buen conductor.

Mostrar empatía es siempre necesario, muy especialmente con aquellos alumnos que verdaderamente lo pasan mal durante el proceso de aprendizaje. Dejen que los docentes les enseñemos y no interfieran con consejos absurdos.

El vínculo que se crea entre profesor y alumno es muy especial. Se genera una confianza en la que los alumnos se muestran tal y como son, con sus miedos, sus dudas y muchas veces su falta de autoestima. Nosotros sabemos guiarles y llevarles de la mano hasta que son capaces de conducir con seguridad por sí mismos. Es una labor maravillosa y los docentes nos sentimos orgullosos cuando vemos a nuestros alumnos alcanzar sus propios objetivos.

Así que si en algún momento siente usted la necesidad de opinar de manera nada constructiva sobre el proceso a aprendizaje, háganos caso y ahórreselo. Alumno y profesor se lo agradeceremos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.